Qué mundo tan maravilloso

El mundo es maravilloso. Empatizamos los unos con los otros y disfrutamos de las pequeñas cosas. Tendemos al optimismo y nos ayudamos unos a otros. Hemos vuelto a ser humanos. Menos clientes, menos dinero, más humanidad. Hemos pasado de una estrategia de marketing basada en la personalización de la atención al cliente a una estrategia de profundizar en la calidad humana.

No se trata de vender, aunque todos necesitamos liquidez, sobre todo las empresas. Se trata de entendernos entre las personas y saber qué es lo que verdaderamente nos hace falta. Escuchar, escuchar y escuchar. Eso hará que la persona que necesite algo nos lo pida. Por eso no es momento de vender. Es momento de escuchar.

Es momento de fabricar felicidad y de construir recuerdos que podamos compartir en el futuro. Porque sí, hay un futuro lleno de luz para todos nosotros. Eso es lo que me transmitió un amigo cuando me explicó que había fabricado felicidad con sus hijos y me mandó esta foto.

Estaban sembrando y cultivando plantas todos juntos. Esto es sembrar felicidad, en el sentido literal de la palabra. Con estos actos estamos construyendo una vida apoyada en valores como la esperanza, la colaboración y la solidaridad.

Cuando Masaltos.com nació tenía un objetivo: hacer felices a los hombres de todo el mundo a través de un zapato, un zapato que te hace ser siete centímetros más alto. Masaltos.com lleva haciendo felices a los hombres de todo el mundo durante más de 25 años. Y ahora nos hemos dado cuenta de que las prioridades de las personas, incluidas nuestras prioridades, han cambiado. Sabemos que ahora mismo hacen falta muy pocas cosas. Puede que nuestros zapatos con alzas no estén entre esas prioridades, pero hemos decidido seguir aquí, por si nos necesitas.

Fue otro amigo el que hace poco me dijo que ahora era un buen momento para comprar zapatos con alzas. Decía que si seguimos trabajando en este difícil momento, si atendemos sus dudas, si damos facilidades, si ofrecemos descuentos (¡eso está hecho!), y si puede seguir comprando los zapatos que siempre ha utilizado, por supuesto que seguiría comprando. 

Muchas veces, escuchar a los demás es muy útil. Sobre todo cuando tienen una opinión diferente, porque nos enriquece y nos permite analizar las cosas desde diferentes puntos de vista. 

En ocasiones cuesta estar al frente de una empresa. A mí también me pasa, aunque lo oculte para que el resto de compañeros no se venga abajo. La conversación con mi amigo llegó en el momento más oportuno. Un cambio en la forma de pensar y una actitud concreta: la felicidad. Porque, amigos míos, la felicidad es lo único que nos hará invulnerables.

Antonio Fagundo

CEO of Masaltos.com